A SUMAR Y REZAR

El de mañana será el último duelo de San Marcos en el Carlos Dittborn durante este año. Ante Deportes Valdivia, no será un partido cualquiera, ya que del resultado de este dependerá si llegamos con vida a la última fecha o bien nos despedimos de la Primera B. Sin dudas ha sido una temporada para el olvido, pero mientras haya una esperanza, aunque sea mínima, hay que aferrarse a ella. No es momento de flaquear, de abandonar, de darse por vencidos. Ahí estaremos tal vez, los mismos de siempre, los que nos comimos toda la rabia del año y los que pase lo que pase, seguiremos junto a nuestro club. Mañana es el todo o nada. Además, estaremos pendientes de lo que pase en la Cuarta Región entre La Serena y Ñublense.
Esperamos salvar el año, esperamos que las cosas se nos den y que, lo que nos está ocurriendo este año nunca más vuelva a suceder. Mañana los tres puntos quedan en casa, este sábado es VENCER O MORIR. Vamos Los Bravos.