ESTA SEMANA Y NADA MÁS

Ha sido un año distinto. Nos habíamos acostumbrado a ser protagonistas en los torneos de Primera B. Jugando a estadio lleno, siendo de las mejores plazas en regiones, viendo como los equipos temían visitar el Dittborn. Ahora, nos tocó vivir la otra cara de la moneda, eramos los mismos de siempre en el estadio cada fin de semana que salíamos más tristes que felices. Pero a pesar de ello, volvíamos al siguiente partido de local. Y eso es lo que hace que los hinchas de nuestro club sean distintos a los demás, porque cuando el equipo no anda bien, aparece el jugador número 12, consciente de que los 11 que salen a la cancha con la celeste y la A en el corazón necesitan esa ayuda extra que baja desde las galerías.
Podemos hacer muchas críticas, algo salió mal claro está. Pero esta semana debe ser distinta, tenemos la opción de borrar esos malos momentos, despertar de esta pesadilla y sacar una lección. Son dos partidos de local en los que le pedimos a nuestros jugadores que dejen la vida en cada pelota, que corran como lo haría cualquiera de nosotros que estamos afuera por defender esta camiseta. Porque nuestra ciudad, no puede estar fuera del fútbol profesional. El mundialista volvió a vibrar ante La Serena como esas noches gloriosas y ahora frente a Barnechea será una caldera que empujará hacia adelante los 90 y más. El ariqueño está en las buenas, pero sabe que en las malas debe decir presente mucho más. Solo les pedimos el último esfuerzo, por sus familias, por nuestros hinchas, por ustedes, por Arica. Vamos Los Bravos.